En La Vanguardia: “Carreras de montaña: Al filo de lo insostenible” (III)

Me ha parecido interesante dedicar un espacio al artículo que salió publicado ayer día 13 de Enero de 2013, en el diario “La Vanguardia” acerca de la sostenibilidad de las carreras de montaña, que en parte se nutrió del contenido del post publicado en  manuelmedioambiente: “Carreras de montaña y Evaluación de Impacto Ambiental

Pantallazo noticia

En primer lugar, apuntar que el titular “Carreras de montaña: al filo de lo insostenible”, me parece de los más inacertado al estar claramente invitando a la confrontación. Mi postura y así lo he expresado tanto en el post que dio origen a este artículo en manuelmedioambiente: Carreras de Montaña e Impacto Ambiental, como en los distintos foros que se han abierto en torno al tema es mucho más prudente. No considero que las carreras de montaña estén “al filo de lo insostenible”, sino más bien que, organizadas de forma sostenible, pueden contribuir a poner en valor el territorio en el que se celebran, su patrimonio natural y cultural. Y para ello, todos los actores implicados debemos acercar posturas y aportar opiniones constructivas.

Que las carreras de montaña están sufriendo un éxito sin precedentes es un hecho. Sirva como ejemplo la reciente apertura de inscripciones de la carrera “The North Face Ultra Trail Mont Blanc”: Nació hace apenas 10 años, con una solicitud de participación de 700 personas y ayer 13 de enero las peticiones alcanzaron los 14.000 participantes. Y es que como apunta en el artículo Josep M. Mallarach, una de las figuras más destacadas del territorio nacional en temas de gestión del medio natural: “Esta es una oportunidad de ganar mucho dinero; es un negocio”.

Que existe un vacío legal a este respecto también es un hecho, y es por ello que informes ambientales desfavorables basados en los trabajos de grupos conservacionistas seguirán proliferando mientras que estos temas no se regulen. El escenario ideal sería aquel en el que las competiciones que transcurren dentro de Espacios Naturales contaran con Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG). Este es el instrumento legislativo que hubiera servido, por ejemplo, para regular el Gran Trail-Aneto Posets, que transcurre por el interior del Parque Natural del Posets-Maladeta  (cuyo PRUG todavía no está en vigor, fue sometido a información pública -30 días- por la Dirección General de Conservación del Medio Natural en septiembre de 2012). La existencia de un PRUG hubiera evitado situaciones como las que ya apuntaba en mi anterior post y que reafirma La Vanguardia: Para la edición del 2014,  no había un límite de plazas para el Maratón de Las Tucas (aunque tras conocer las quejas por este diario, José Luis Hernández, gerente de la Asociación Turística Empresarial del Valle de Benasque, la entidad promotora, subsanó al instante el “fallo de la página web” y fijó 1.500 plazas). Ahondando más en el asunto, además del PRUG deberían desarrollarse unos Planes de Uso Público, que contemplaran la capacidad de carga de los Espacios.

Más sorprendentes son las declaraciones de la FEDME, que afirma que las carreras que se organizan bajo su auspicio no generan afección ambiental pues “realiza un informe al finalizar la prueba para comprobar si han existido afecciones al medio ambiente, fundamentalmente de basura o restos de señalización“.  Vuelvo a reiterar que las afecciones ambientales  no deberían quedarse en documentar a posteriori la existencia de residuos generados. La FEDME continúa y siempre según lo expresado por La Vanguardia “la excepción puede darse en las carreras privadas promovidas por deportistas no federados, particulares o empresas”, “en las que sí se pueden haber dado impactos”.  En este caso, considero que la mayor parte de las organizaciones privadas y empresas están realizando un trabajo ejemplar, como es el caso del Penyagolosa Trail al que hace referencia el artículo, que tiene entre una de sus máximas y así lo reitera a los participantes: “El reto de disfrutar, respetar, cuidar y compartir lo que hacemos” o de la “II edición de la Carrera de montaña del Demandafolk (Sierra de la Demanda, Burgos)”, que ya está elaborando un “Documento ambiental para la evaluación del impacto ambiental de la prueba“, en el que se están analizando, de forma previa las afecciones ambientales sobre el suelo, la fauna, la flora o los espacios naturales.

A continuación, el texto completo del artículo:

—————————————————————————————————————————————————–

Carreras de montaña: al filo de lo insostenible

La proliferación de competiciones y deportistas en espacios de protección especial provoca una fuerte polémica | Los parques naturales autorizan la avalancha de deportistas sin haber definido los planes de uso | Los expertos piden que se evalúen antes los posibles daños y fijar cupos máximos.

La Vanguardia Natural | 13/01/2014 – 00:00h.

ANTONIO CERRILLO.- La proliferación de carreras de montaña en las que participan centenares de deportistas en espacios naturales protegidos empieza a ser una amenaza para algunos de estos enclaves. Ésta es la alerta que lanzan algunos expertos ante el vacío legal existente. España cuenta con infinidad de espacios naturales protegidos, pero las avalanchas de deportistas son autorizadas sin que los parques naturales cuenten con un plan rector de uso y gestión, el instrumento de planificación que establece las normas para zonificar sus usos.

Las carreras de montaña viven un éxito fulgurante en España. El número de competiciones y participantes crece y crece, catapultado por la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada (Fedme), clubs, empresas y particulares involucrados en su organización. Gozar de la naturaleza era, antes, sinónimo de excursión relajada. Pero hoy los deportistas entran en los espacios naturales para recorrerlos de cabo a rabo a toda velocidad.

“Es previsible que el conflicto entre el uso y la protección de la naturaleza vaya en aumento, teniendo en cuenta que cada vez hay más corredores y más carreras de montaña que congregan a miles de personas”, señala Manuel Oñorbe Esparraguera, consultor de medio ambiente y corredor de montaña, cuyas críticas han tenido gran eco en las redes sociales.

“Lo novedoso es que muchas iniciativas concentran la competición en lugares difíciles y aislados pero buscando territorios de gran valor biológico”, destaca Roberto Hartasánchez, director de la Fondo para la Protección de los Animales Salvajes (Fapas).

Las alarmas se encendieron el 13 de septiembre, en la carrera Desafío Oso Somiedo en el parque natural de Somiedo. Fapas denunció que en el itinerario los deportistas podían toparse con los osos; y tras su denuncia a la Fiscalía, ésta obligó a los organizadores a modificar el itinerario. En cambio, la Fundació Oso Pardo apoyó el recorrido a juzgarlo compatible con la protección del gran mamífero.

Uso mercantil

El fenómeno ha irrumpido con fuerza, lo que ha permitido también alimentar una nueva actividad económica. “Esta es una oportunidad de ganar mucho dinero; es un negocio”, recuerda Josep Maria Mallarach”, experto en gestión de la naturaleza yprofesor de master de espacios naturales en la Universidad Autónoma de Madrid. En estas competiciones, participan en ocasiones centenares e, incluso, miles de personas. El aficionado que no hace la reserva con suficientes antelación se queda sin participar en la competición y en otras ocasiones las plazas se agotan en cuestión de horas. Toda esta movilización seduce además a las empresas patrocinadoras, “por lo que estamos antes una utilización mercantil de un espacio natural, con la justificación de un actividad deportiva”, sentencia Hartasánchez, el director de Fapas.

Para obtener los permisos, los organizadores sólo requieren la presentación de un dossier de la prueba y, en contadas ocasiones, la Administración hace alguna consideración o modifica el recorrido, señala Manuel Oñorbe. Hartasánchez sostiene que estas competiciones, con asistencia masivas “pueden tener impactos ambientales negativos”, puesto en muchos casos se abren nuevas rutas (atajos en la carrera). “Hablamos de cientos de personas que se mueven en grupos que irrumpen del golpe en un punto concreto haciendo mucho ruido”, dice.

Polémica en Aragón

Las críticas se dirigen hacia las carreras de montaña del Pirineo aragonés (el Gran Trail del Aneto-Posets), que se celebran en julio. Las del año pasado incluyeron tres competiciones, con una partición de 3.000 plazas en dos días, y se desarrolló en seis espacios naturales (entre ellos, el monumento natural Glaciar Posets o el parque natural Posets-Maladeta). Erosión del suelo, pérdidas y daños en la vegetación por pisoteo, molestias en la fauna son algunos de impactos que podrían darse.

Para la edición del 2014, se han reducido los cupos en dos pruebas, pero no había un límite de plazas para el Maratón de Las Tucas (aunque tras conocer las quejas por este diario, José Luis Hernández, gerente de la Asociación Turística Empresarial del Valle de Benasque, la entidad promotora, subsanó al instante el “fallo de la página web” y fijó 1.500 plazas).

Precisamente, la Diputación General de Aragón replicó que las carreras en los espacios protegidos requieren una autorización del órgano ambiental (decreto del 2005); pero admitió que aún no está aprobado definitivamente el plan rector de uso y gestión del parque natural Posets-Maladeta, encargado de introducir modificaciones en el itinerario o establecer las garantías para corregir los daños que pueden ocasionarse en el medio natural (incluida la limpieza posterior de la actividad). A estos efectos se podrá solicitar el depósito de una fianza. La redacción del Plan rector de uso y gestión está en la fase final, sólo pendiente del informe del consejo.

La opinión de la Federación

La Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada (Fedme) sostiene que cuando las carreras se hacen con el reglamento de esta entidad, “se toman medidas que se cumplen a rajatabla”. Así, una vez celebrada la competición, “en la zona no quede ni rastro”. La Fedme pone a los organizadores condiciones sobre señalización o la recogida de residuo, y obliga a seguir un sendero de forma obligatoria, bajo amenaza de sanción. Además en el2013 se introdujo la figura del árbitro ambiental, que realiza un informe al acabar la prueba. El año 2013 se ha introducido la figura del “árbitro ambiental”, que realiza un informe al finalizar la prueba para comprobar si han existido afecciones al medio ambiente, fundamentalmente de basura o restos de señalización. La Fedme señala también que en algunas pruebas se pacta incluso con los organizadores una limitación de los participantes. “Pensamos que en todo esto (el daño ambiental) hay más ruido que nueces”, señala el portavoz de la Fedme, para quien la excepción puede darse en las carreras privadas promovidas por deportistas no federados, particulares o empresas, “en las que sí se pueden haber dado impactos”. La Federación ha publicado un estudio sobre la incidencia socioeconómica y ambiental de las carreras de montaña por el medio rural y natural, en el que se establecen, entre otras cuestiones, una serie de recomendaciones de interés para los organizadores, tanto en relación con las posibilidades de aprovechar la prueba para el desarrollo rural como para prevenir los impactos medioambientales en el recorrido.

Evaluación ambiental

Manuel Oñorbe señala que en los informes sobre las carreras de montaña se centran en los residuos generados, “pero no analizan otros elementos, como las afecciones en el suelo, la fauna, la flora o los espacios naturales”. Este experto pide que cuando el recorrido atraviese zonas sensibles se elaboren informes preventivos –evaluables por la Administración– para justificar que la prueba no afecta al medio ambiente y valorar la capacidad de carga para limitar las plazas. “Cada vez, hay más sensibilidad sobre la protección de los espacios ante estas competiciones, pero se necesita una regulación de las actividades al aire libre en el medio natural”, dice Jordi García Petit, director del parque natural del Cadí, en donde se celebra la popular Ultra Trail Cavalls del Vent (83 km) y conocida por sus estrictas medidas para prevenir los daños en el parque.

El parque natural del Cadí-Moixeró solicita, como condición para que se pueda celebrar una carrera, que no exceda determinados límites y se siga un itinerario señalizado por la red de senderos habitual. No se pueden atravesar zonas sensibles y únicamente se pueden celebrar en épocas del año en que afecte menos a la flora y la fauna, lo que significa que principalmente están acotadas de septiembre a noviembre.

Y vetos en la carrera de Castellón

Tico Cervera, director de la carrera del parque natural Penyagolosa (Castellón), dice que los cuidados se están extremando. “Desde el año pasado ya no damos vaso; cada uno se lo debe traer”, cita como ejemplo. El año pasado, acataron el veto de la Administración, que les impidió pasar por una microrreserva de flora y este año no podrán encaramarse al pico de Penyagolosa, como querían.

Sergio Garasa Mayayo, editor de la web especializada carrerasdemontana.com, sostiene que las carreras ayudan a promover el desarrollo rural sostenible. “Las bicis de montaña o los vehículos a motor tienen mayor impacto que el trotar a pie, obviamente. La actividad de correr largo por la montaña no es hoy ningún negocio, sino una pasión compartida por muchos enamorados del monte. Somos los primeros en querer respetar la Naturaleza”, explica Sergio Garasa Mayayo.

————————————————————————————————————

por Manuel Oñorbe

Anuncios

Acerca de Manuel Oñorbe

Este blog pretende ser una ventana abierta a mis inquietudes (profesionales y no tan profesionales) acerca de temas relacionados con el medio ambiente

Publicado el enero 14, 2014 en Carreras por montaña, Espacios Naturales Protegidos, Evaluación de Impacto Ambiental, Periódico "La Vanguardia" y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 9 comentarios.

  1. Las carreras de montaña multitudinarias tendrán un efecto seguro sobre la vegetación de los senderos y puntual sobre la fauna. Es más preocupante la preparación para estas competiciones que implica carreras en solitario por la montaña. En este caso, habría que evitar la práctica de estas actividades en todas las zonas oseras, puesto que se pueden dar situaciones de riesgo al propiciar encontronazos con estos animales, que si se ven amenazados, podrían realizar una carga contra la persona. Pasará lo mismo con los mastines de protección de rebaños de oveja, que si ven acercarse a una persona corriendo, es posible que lleguen a atacar. Si un día se produce un accidente grave, se pedirá la eliminación de la población de osos. Ellos también tienen derecho a ocupar las montañas y a tener tranquilidad. Quien avisa…

    • Gracias Francesc, se agradece enormemente tu comentario,
      En mi opinión, sí es más impactante una competición, que un grupo de personas entrenando (asimilable a un grupo de personas paseando), tanto por la enorme diferencia en número como por la duración y el momento del día en el que se realiza cada actividad.
      A este respecto, en primer lugar señalar que, por lo general, el acceso a zonas oseras debería estar restringida por la normativa de cada Parque (p.ej. Parque Natural de Somiedo). Cuando no lo está, una persona habitualmente entrena de día, por lo que, la fauna estará más que menos acostumbrada a evitar estas zonas. Por el contrario, muchas de las carreras de montaña transcurren en parte por la noche, y por tanto, cruzan estas mismas zonas en momentos en los que la fauna ya no los espera, con el consiguiente riesgo de “encontronazos”. Dicho esto, coincido contigo plenamente “en que ellos también tienen derecho a ocupar las montañas y a tener tranquilidad”.
      Finalmente comentarte, que si no lo has hecho ya, eches un vistazo al post “Carreras de Montaña y Evaluación de Impacto Ambiental” de esta misma página. Verás que se han volcado diversos comentarios de muchos de los actores implicados en este asunto, donde creo que hubiera sido también apropiado aportar tu impresión al respecto. Un Saludo

  2. Jorge Etxague

    Yo no comparto ni por asomo lo que dice la Fedme sobre el cumplimiento a ratajatabla de las normas. Vivo en Madrid, en realidad no en la ciudad, sino cerca de la Sierra de Guadarrama, de por sí sometida a una presión salvaje a todos los niveles, y puedo dar fe de que no es nada raro encontrarse los plásticos y señales de pintura fosforescente por doquier que señalan el recorrido en puntos conflictivos de carreras prestigiosas por estos pagos como el Gran Trail de Peñalara o el Kilómetro Vertical de la Barranca, amén de que a menudo no es nada difícil seguir el recorrido yendo de envase a envase de condumio enérgetico abandonado…. Se trata de pruebas hechas bajo el amparo de la Federación Madrileña de Montañismo, que de hecho, al igual que muchas otras, parece más que nada la Federación de Carreras de Montaña.

    • Gracias por tu comentario Jorge,
      En primer lugar comentarte (al igual que a Francesc) que si no lo has hecho ya, eches un vistazo al post “Carreras de Montaña y Evaluación de Impacto Ambiental” de esta misma página, donde creo que hubiera sido también apropiado aportar tu impresión. En este caso te lo comento, porque justamente aportó su visión una persona ligada a la organización del Gran Trail de Peñalara y del Kilómetro Vertical de la Barranca. Yo he participado en ambas pruebas y no tengo constancia de que se generaran más residuos de lo habitual. En todo caso, como ya he apuntado en otras ocasiones considero que las organizaciones deberían ir más allá y no centrarse únicamente en el tema de los residuos generados. Un Saludo

  3. Jorge Bordas

    Es horrible, una vez destrozada la bajada del Matagalls o la tartera del Pedraforca por corredores, que posiblemente no hayan subido otra montaña en su vida, me encuentro en la cumbre del Puigmal (‎28‎ de ‎julio‎ de ‎2014) una concentración ciclista organizada por un club de la comarca, subían desde Ribas por la collada de Tosas y bajaban por la pista de Fontalba, se hicieron muchas fotos, dejaron una pancarta con su hazaña y un Madrileño les qritaba ¡Con dos cojones¡ y respondían Nooo, con cuatro
    Dejando aparte la estupidez de subir una montaña con la bici a cuestas (una cruz de 14 kg), yo no bajo un cañon con un traje de ciclista y una bici, o no voy andando por una autopista. Para bajar eligieron el peor camino (Fontalba), en muchos tramos no apto para bicis por lo pendiente y en otros con un camino tan erosionado que dejaron abundantes desperfectos y regueros de frenadas que luego se transformarán en torrenteras que se llevarán la montaña para abajo o el camino desaparecerá quedando un barranco, como ya ha pasado con los caminos borrados por las zarzas, que yo abrí desgraciadamente, en 1986, con una de las primeras mountain-bikes que aparecieron por la montaña de Collserola, caminos planos, lisos y preciosos, ahora son zanjas por las que es imposible ir en bici y peligrosamente caminando.
    Lo peor es que estas modas de hacer estupideces, como pegarse fuego y colgarlo en YouTube, no tienen fin: el año pasado unos idiotas fingieron en un video que se llevaban la piedra mas alta de la cumbre de la Zuzspitze, símbolo nacional en Alemania y se armó un escandalo de mucho cuidado.
    Porque no se entiende? que las montañas hay que respetarlas, porque se pueden venir abajo, porque nos proporcionan el agua que bebemos, porque todo lo que no es naturaleza, en la montaña es basura. Supongo que como los montañeros no vamos a saber autoregular, como antes hacían con los clubs y cursos de montaña, al final pagarán justos por pecadores y se cerrarán las montañas, a lo cual desgraciadamente ya nos estamos acostumbrando (Montserrat, Ordesa, etc.) Un saludo

  1. Pingback: Se dan los primeros pasos para coordinar pruebas 'trail' | Runstorming

  2. Pingback: Carreras de Montaña y Evaluación de Impacto Ambiental | manuelmedioambiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: